Para SALIR EN LA TELE… ¿hay que ser PERIODISTA?

Carlos Herrera, Carles Francino, Luis del Olmo, Angels Barceló, el Gran Wyoming, María Teresa Campos, Jorge Javier Vázquez, Christian Galvez, Isabel Gemio, Pablo Motos, Luján Argüelles, Andreu Buenafuente, Carlos Sobera, Flo, Dani Martínez, Arturo Valls, Frank Blanco, Nuria Roca, Javier Cárdenas, los internacionales Oprah Winfrey, Don Francisco… Imagino que conocéis a todos estos profesionales de la comunicación.

Curiosamente, ninguno de ellos ostenta el título de periodista como tal. Solo su trayectoria en diferentes medios de comunicación ha venido a constatar lo que un papel certificado por una Universidad no ha hecho.

Anuncio de 1935 publicado en el diario La Voz de Madrid, en el que se buscaba periodistas Fuente: http://233grados.lainformacion.com/blog/2013/06/anuncio-de-1935-buscando-periodistas.html

Anuncio de 1935 publicado en el diario La Voz de Madrid en el que se buscaba periodistas
Fuente: http://233grados.lainformacion.com/blog/2013/06/anuncio-de-1935-buscando-periodistas.html

Todo esto viene a colación de una nueva polémica sobre presentador@s y/o reporter@s que salen en televisión y no han pasado por la Universidad de Periodismo. En esta ocasión, el nombre que ha salido a la palestra es el de Cristina Pedroche, una joven vallecana que, desde su aparición en “Sé lo que Hicisteis”, no ha dejado de sumar seguidores y trabajos televisivos a su haber. El último y más controvertido ha sido su conducción de las Campanadas en La Sexta acompañada de su transparente vestido negro y Frank Blanco.

pedroche1

De la Pedroche se ha dicho de todo: que “está donde está por sus tetas”, que es solo una niña mona, la critican por no tener la titulación de periodismo y por ser una marioneta de LaSexta para subir la audiencia, entre otras cosas más groseras que he leído y que prefiero no reproducir.

Hablando con un buen amigo mio me dijo: “No sabía que para presentar las Campanadas se necesitase ser licenciado en Periodismo y tener cinco máster de especializaciones”.

La envidia y el miedo a que nos quiten lo que creemos que nos pertenece es tal que la gente ya no mide sus palabras. Se limita a dictar una sentencia sin haber escuchado a las partes, haciendo de ese modo culpables a los demás de lo que uno mismo no es capaz de conseguir. Caemos en el error de pensar que chicas como Cristina Pedroche, Pilar Rubio, Paula Prendes, Marta Torné, Patricia Conde, Anna Simón, Sara Carbonero… han tenido una vida armoniosa, que no conocen el esfuerzo y que todo les ha venido rodado. Son guapas, famosas, trabajan en la tele, se codean con actores y futbolistas y, por si fuera poco, ganan dinero. ¡Todo ello sin dar un palo al agua!, solo por el hecho de ser ellas. Y eso es algo que no les perdonamos, sobretodo nosotras, las mujeres. Pero, ¿alguien se ha parado a pensar la historia real de cada una de ellas? No, eso no nos importa, no sea que conocerla nos quite la razón y un motivo más por el que quejarnos de lo que no tenemos.

2frase-la-envidia-es-una-declaracion-de-inferioridad-marlene-dietrich-104092

Cristina Pedroche enseñó las bragas en Nochevieja y eso se ha convertido en un tema de conversación muy recurrente. Hay opiniones de todo tipo: desde los que simplemente se ríen y piden ver más, a los que dicen que debería tener más dignidad como mujer y haberse negado a tales exigencias de la cadena, ¡que estamos en el siglo XXI! Bajo mi opinión, lo que degrada a la mujer es precisamente no hacer lo que a ella le dé la gana.

Este caso no es aislado. Cada vez que vemos una mujer en la televisión con un vestido corto y ajustado o enseñando más de lo considerado como normal (es decir, las piernas y el escote), pensamos una cosa y decimos otra. Adivinad cuál es cuál:

  • “A mí no me quedaría tan bien como a ella…”
  • “¡Qué vergüenza! Cómo se le ocurre salir así. Es para lo único que sirve, para enseñar carne. Si no vistiera con esos trapitos, ¡ahí iba a estar…!”

Esos comentarios sí que son los verdaderamente machistas y, si vienen de una mujer, me parecen aún más ofensivos. Pero si somos sinceras con nosotras mismas sabemos que, en el fondo, hay otros motivos que nos llevan a opinar así en voz alta.

Volviendo al apasionante mundo del periodismo, creo que es importante diferenciar de una vez entre aquellos que se dedican exclusivamente a la información (política, económica, juzgados, sucesos, corresponsales de guerra…) que sí necesitan una formación académica adecuada y cuentan con un bagaje profesional importante, y aquellos que son comunicadores, presentadores de programas de entretenimiento que buscan eso, entretener, distraer al espectador y hacerle pasar un rato divertido con espacios televisivos amenos, ingeniosos y/o triviales.

Se puede producir el mejor programa informativo habido y por haber que, si le supera en audiencia un contenido de entretenimiento, tiene todas las de perder, aunque el primero se llame El Objetivo y esté formado por 40 periodistas, y el segundo Sálvame y solo se hable de la vida de Belén Esteban. ¡Bienvenidos al mundo capitalista!

Domingo 21 de diciembre 2014:

  • El Objetivo: 1.568.000 (7’8%)
  • Gran Hermano. El Debate: 2.385.000 (16’3%)

Jueves 8 de enero 2015:

  • Más Vale Tarde: 918.000 (8’1%)
  • Sálvame: 2.032.000 (17’7%)

objetivo salvame

En resumen. A ver si aprendemos de una vez que para salir en la televisión no hace falta tener el título de periodista, solo gustar al telespectador. Eso se traduce en audiencia y la audiencia en dinero. Ya puedes ser el mejor periodista y/o comunicador del mundo que, si nadie te escucha y nadie te ve, tu información no vale nada. Aún así, y como ocurre en todas las profesiones, hay licenciados y con más de un máster que bien podían haberse dedicado a otra cosa porque, adaptando un refrán muy conocido, el título no hace al periodista.

Aprovechando este post, recomiendo la lectura del libro “Sangre en la calle del turco” de José Calvo Poyato.

Anuncios

3 Respuestas a “Para SALIR EN LA TELE… ¿hay que ser PERIODISTA?

  1. Por que la gente no crítica a las mujeres que van tapadas con el gurka o vestidas con una chilaba, además esas si que están obligadas por sus maridos o sus familias y nos dedicamos a meternos con alguien que voluntariamente por fama importa dinero se dedica a ponernos una sonrisa en la cara,

  2. En primer lugar quiero decir que no todas las mujeres que lucen el hiyab, el chador, el niqab y el burka lo hacen obligadas por sus maridos o familias.Muchas lo lucen orgullosas.

    En segundo lugar quiero expresar que no estoy de acuerdo con el intrusismo laboral, porque, entendiendo que el capitalismo se basa en la rentabilidad, entonces ¿para qué nos especializamos? Si todos valemos para todo ¿para qué invertimos tiempo y dinero en tratar de ser el mejor en nuestro campo?
    En lugar de conseguir con esa especialización una mayor calidad en el desarrollo de la actividad lo que estamos creando, entre unos y otros es un estado de mediocridad laboral.
    Con respecto al periodismo me resulta muy feo que las tv prescindan de profesionales (generalmente mujeres, cito por ejemplo el caso de Olga Viza, porque buscaban, según declaró la afectada “pechos parlantes y ella ya no estaba en edad”) simplemente por que ya no son jóvenes. El problema es mayúsculo porque, la cadena, siempre se ceba más en ellas que en ellos. Parece que cuando un hombre se hace mayor resulta atractivo mientras cuando la mujer envejece es vieja y ya nadie la quiere mirar. En fin…

  3. Pingback: Emma Rosa Posada: «Me veo, miro atrás, y sólo puedo dar gracias por dedicarme a lo que me dedico» | Entrevistas · LEOTOPÍA·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s