TÚ PUEDES. Solo créetelo y ¡HAZLO!

Unos días descanso no vienen mal a nadie, sobretodo si sirven para recargar pilas y regresar como nueva a la rutina. Aunque debo reconocer que, para bien o para mal, mi vida tiene poco de rutinaria.

Pero no escribo este post para hablar de vacaciones sino para deciros que he descubierto el deporte y explicaros cómo me hace sentir. Antes siempre huía de los largos paseos, los esfuerzos físicos, las carreras… y este verano me he enganchado al running, al fitness y he completado mi pasión por la natación. Tanto forzar el músculo he tenido una pequeña dolencia en la pierna pero nada que no se solucione con ejercicio moderado y controlado, un correcto calentamiento y un buen profesional que me asesore para no convertir esa molestia en una lesión.

Siempre he sido una persona muy activa de mente pero muy vaga de cuerpo. Cualquier movimiento que supusiera un esfuerzo físico más allá de lo acostumbrado, era rechazado desde el minuto cero. Sin embargo, el paso del tiempo y sus “secuelas estéticas”, así como las ganas de sentirme bien conmigo misma, me han acercado al deporte y sus beneficios. Ahora cada día es diferente, una sorpresa y, sobretodo, un estímulo para seguir alcanzando mis objetivos porque, aunque sea de poquito en poquito, la marca de hoy siempre será mejor que la de ayer y, si no lo es, al menos sentiré que estoy ganado a mi mente y superando la batalla contra la desgana, esa que cada día va cogiendo más y más fuerza hasta dejarme tumbada en el sofá con tan solo un suspiro.

1

Desde aquí, me gustaría mandar un mensaje a todas aquellas personas que no se ven capaces de ponerse en marcha, de coger una bicicleta, un bañador o unas zapatillas y lanzarse a la aventura de sentirse bien. Al principio te parecerá imposible, creerás que no estás hech@ para el deporte, pero eso no es más que otra excusa para no continuar.

3

Empieza ya!!

Pero hazlo suave, despacio, no dejes que nadie te fuerce a conseguir ciertas metas y mucho menos te comparen con ellos. No te pongas marcas. Solo crea hábito. Deja que tu cuerpo se acostumbre a esta nueva vida y déjate llevar. No dejes de pensar que sí puedes, que vas a conseguirlo, que solo es cuestión de tiempo y que, en una semana, estarás feliz de haber empezado hoy.

4

Cuando estés agotad@ ¡para!, respira hondo y alégrate por lo que has conseguido hasta el momento. Date un capricho, un premio. Mírate al espejo y sonríe. Felicítate por tu logro y prométete que mañana regresarás. No tienes que superar una marca, solo tienes que luchar contra la dichosa desgana y hacer de este momento uno más en tu día a día.

2

Y… un día más pronto de lo que tú crees, dejarás de pensar en todo esto para, solamente, ¡disfrutar!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s